¿TELETRABAJAS? ¡ESTO TE INTERESA!

04/02/2021
Caballol

Crea el ambiente correcto.

Debido a la situación que estamos viviendo este año nos hemos tenido que adecuar a los cambios y muchos estamos trabajando desde oficinas improvisadas desde casa, por esto  es importante crear un buen ambiente de trabajo que nos sea cómodo, inspirador y que nos genere bienestar.

Para conseguir un equilibrio entre salud y productividad es importante que nuestro espacio de teletrabajo nos proporcione un entorno de satisfacción laboral y emocional.

Hay factores que debemos tener en mente antes de instalarnos y empezar a trabajar. 

  • Tener una buena conexión a Internet.
  • Un escritorio con todo el material que necesitamos.
  • Una silla ergonómica para cuidar tu posición corporal y evitar futuras lesiones y dolores. 
  • Una luminosidad adecuada, tanto natural como artificial.
  • Una temperatura ideal. 
  • Cortinas para crear confort, jugar con la luz exterior, para evitar reflejos en las pantallas y el efecto eco durante las reuniones virtuales.

 

Una buena luminosidad es vital para poder trabajar cómodamente, si la luz es natural, mejor. Esta incrementa los niveles de concentración y evita irritaciones en los ojos y dolores de cabeza propios de la luz artificial, además, la luz natural mejora nuestro estado de ánimo y nos ayuda a afrontar la larga jornada laboral evitando crisis y malestar. 

Si en tu caso no tienes luz natural es importante tener una buena luz artificial para poder continuar trabajando sin forzar la vista.

La luz natural es necesaria, pero se debe evitar el exceso, ya que después no te permite una visualización adecuada y práctica de las pantallas con las que trabajamos habitualmente. Las cortinas serán la clave perfecta para hacer de tu espacio de trabajo, un lugar de confort térmico y visual.

Unas buenas cortinas, con tejidos técnicos como los Screen o los Soltis son muy prácticas a la hora de conseguir un buen ambiente de trabajo. Estos tejidos juegan con el control del deslumbramiento y de la luminosidad de la habitación, se adaptan a tus necesidades evitando los reflejos. Una primera buena opción son los sistemas enrollables o los estores, ya que son fáciles de controlar. Una segunda opción, pueden ser las cortinas de lamas verticales que te permiten graduar la entrada de luz según su orientación aportando luminosidad en los espacios. 

El tejido de Screen está compuesto por filamentos de PVC o poliéster y fibra de vidrio que gracias a sus propiedades y fácil mantenimiento se han convertido en un básico para la confección de cortinas técnicas. La fabricación del tejido es muy avanzada y característica, obteniendo una alta durabilidad, casi inalterable y un mantenimiento del aspecto y del color. Dependiendo de los diferentes grados de apertura de su trama 1%, 3%, 5% y 10 % te permitirá más o menos visibilidad exterior y podrás jugar con la luminosidad siempre protegiendo tus ojos de los deslumbramientos. Este tiene regulación térmica, ayuda a mantener la temperatura ambiental y al mismo tiempo ahorras energética y económicamente. Estos tejidos de Screen en caso de incendio no emiten gases tóxicos y son 100% reciclables. 

 

El tejido Soltis de poliéster y PVC ofrece protección térmica y más luz natural, asegurando transparencia y visibilidad exterior. Este está fabricado con la tecnología bi-axial, Précontraint® de Serge Ferrari, única mundialmente, la cual durante todo el ciclo de fabricación, se caracteriza por tener un rendimiento excepcional que permite sobrepasar los estándares del mercado en estabilidad dimensional y resistencia mecánica. También, hace que tenga una resistencia superior al alargamiento y a las roturas de tejido, evitando deformaciones durante su instalación y uso. El tejido consigue ahorrar energéticamente aportando bienestar, salud y productividad. En función del acabado del tejido, perforado, impermeable o de total opacidad, consigues protección contra el calor, el frío o te puede proporcionar una opacidad con total intimidad. Además, el tejido Soltis ofrece una gran cantidad de tonos y texturas, son 100% reciclables y su superficie es antiadherente, reduciendo la acumulación de suciedad. 

Si tienes molestias de sonidos, hay tejidos acústicos que dan una solución funcional que pueden ayudar a condicionar tu ambiente de trabajo. Una cortina es perfecta para amortiguar el ruido, aportando confort en el espacio. Los tejidos absorbentes de sonido son porosos, estos son atravesados por las ondas de frecuencia dejando una parte dentro de los pliegues, este proceso convierte la energía en calor y suaviza y amortigua el eco de la sala generando una mejora de la acústica.

Estos tejidos te pueden ayudar a proyectar una buena sensación, creando una simbiosis entre la decoración estética y la funcionalidad técnica. Poner unas cortinas o cambiar los tejidos te proporciona un cambio global de la sala dónde podrás trabajar más cómodamente. 

Todos estos sistemas se pueden motorizar, aportando comodidad y evitando pérdidas de tiempo yendo a poner la cortina en su punto óptimo en cada momento. También se puede incluir un Home Control. Esto evita que te hayas de preocupar por regular o bajar las cortinas manualmente, te facilita la faena gracias a la programación de horarios o de cambios temporales. Se adaptan a la luz dependiendo de tus necesidades y te permiten hacer un buen uso de esta programando la escena perfecta por cada momento del día. En el caso de estar trabajando en oficinas, la opción de domotizar permite reducir los casos de contagios ya que no es necesario tocar cortinas ni persianas.